banner image banner image

¿Cómo lo hago?

Use, nuestro modelo, Deuteronomio 6. Vale la pena leer el capítulo entero, pero tres cosas juntas pueden hacer que la instrucción espiritual suceda en su hogar:

1. Construya la Relación
2. Comparta las Escrituras
3. Practique la Fe.

1. Construya la Relación.

En Deuteronomio 6:6-9 se sugiere cuatro oportunidades de transmitir los valores de Dios, a través de una relación personal. Son cuando usted se sienta en su casa, va en viajes, en la rutina de la mañana y en la rutina al acostarse. A menudo estos son buenos momentos para crear oportunidades para desarrollar relaciones.

Además, usted quizás pueda hacer algunas otras actividades como jugar, trabajar juntos, comer juntos, o entretenimiento familiar. El objetivo es lograr relacionarse con su hijo. Algunos hijos son más fáciles de alcanzar que otros, entonces usted querrá planear actividades, acontecimientos, o momentos que usted sabe que son efectivos para su familia.

Establecer relaciones abre el corazón y es un vehiculo por el cual podemos pasar valores. Algunas veces esas oportunidades ocurren espontáneamente, asi que usted debe estar preparando para una conversacion significativa con su hijo fuera de la actividad que haya planeado.

2. Comparta las Escrituras

Al hablar de los mandamientos de Dios, Deuteronomio 6:6-9 utiliaz las palabras, "las repetirás a tus hijos," y "Hablaras de ellas". Para transmitir así, su fe a sus hijos, usted querrá compartir las escrituras con sus hijos. Usted desea que sus hijos aprendan que la Biblia es relevante para ellos ahora, y no sólo para cuando ellos lleguen a ser adultos.

Siempre que lea una historia de la Biblia a su hijo, hágale la pregunta, "¿Qué lección aprendiste?" Esto le ayudara a sus hijos a reconocer que las historias de la Biblia son diferentes de las otras historias que puedan leer en la vida. Cuando leemos la Palabra de Dios, nosotros revisamos un libro vivo y activo y que nos toca los corazones.

Usted querrá leerles la Biblia a sus hijos, o leerla usted y contarles la historia de la Biblia a sus hijos. Usted querrá enseñarles una verdad teológica o memorizar un verso de la Biblia juntos. Usted también puede cantar una alabanza o dramatizar una historia bíblica.

Busque formas creativas de comunicar el mensaje de la Biblia y desmenuce las aplicaciones al nivel del desarrollo de su hijo.

3. Practique la Fe

El ejemplo es la mejor forma de la enseñanza. Cuando niños ven a sus padres orando, aplicando la Palabra de Dios, viviendo correctamente, y sirviéndole a Dios, ellos ven que la fe es relevante.

Usted desea que sus hijos sepan que una relación con Dios es personal y diaria. La interacción continua con Dios, y sus comentarios a sus hijos, les revela a ellos, su compromiso con Cristo. Una palabra de alabanza por un hermoso atardecer, una oración pronta antes de una cita comprometedora, o una simple expresión de agradecimiento por su familia, todo esto ayuda a los hijos a comprender en términos prácticos lo que debe ser una relación personal con Cristo.

Dios no tiene nietos, así que es importante también presentar los niños a Cristo y ver como Dios le habla a usted a través de sus hijos. Ahora, los hijos pueden utilizar sus dones espirituales. Ellos pueden escuchar a Dios ahora. Y pueden ser utilizados para servir al Señor.

Mientras se pone de acuerdo con su familia para crecer en la gracia de Dios, no sólo hace que sus hijos se entusiasmen por la vida cristiana, sino también su familia crecerá mas unida.

¿Así, que usted se comprometerá a cumplir esos tres cosas juntas por lo menos una vez a la semana?

El liderazgo espiritual toma algún esfuerzo y planeación, pero no tiene que ser complicado. Para tener éxito, usted querrá planear unir su familia. Eso, en si, puede ser un obstáculo para las familias muy ocupadas. No tiene que tomar mucho tiempo. Solamente una media hora a la semana, con un buen plan de entrenamiento espiritual pueden resultar muchas conversaciones espontáneas a través de la semana.

Tomar el reto por la familia significa que usted se compromete a construir relaciones, compartir las Escrituras, y la práctica de la fe con el fin de transmitir su fe a sus hijos. Tenga en cuenta que el lenguaje de los hijos es la actividad. Cuando se utiliza la actividad para enseñar lecciones de la Biblia, está haciendo algo poderoso para llegar a lo profundo del corazón de su hijo. Cuando Jesús enseñó a sus discípulos, él utilizó parábolas, una combinación de los principios del reino y ejemplos de la vida real. Las verdades fueron capaces de llegar a la meta prevista, para tocar los corazones de los oyentes.

Cuando se utiliza la actividad para enseñar lecciones de la Biblia, los hijos se acuerdan de ellas. Es posible dramatizar una historia de la Biblia o ilustrar una lección con la ciencia, el arte o la cocina. En realidad, puede practicar lo que está enseñando, esa lección juntos como familia a través de actos de servicio, la confesión, o la oración.

Construyendo las de relaciones, compartiendo las Escrituras, y practicando la fe, todo al mismo tiempo, los hijos tienen una idea de lo importante que es su relación con Dios. Ellos aprenderán de forma práctica lo que significa buscar a Dios en sus vidas también.

Sí, estoy listo para tomar el reto de la familia!